diástasis abdominal casos límite

diástasis abdominal, puede presentarse en una amplia gama de gravedad en función de las numerosas variables de su fisiopatología.

A lo largo de los años, nuestra actividad clínica nos ha convertido en un referente internacional para los casos límite , que encuentran una respuesta integral en nuestra consulta.

Casos al límite, cómo ha cambiado la vida de una joven madre

A partir de las imágenes en tensión y en reposo, se puede percibir la gravedad de la patología; debido al defecto de la pared, no había protección de los órganos abdominales, por lo que la paciente tenía que mantener el vendaje de contención todos los días.

Este caso se considera limítrofe por la gravedad de la IRD (distancia inter recti), así como por la distrofia de los tejidos superficiales y profundos.

La paciente tenía una pérdida total de contención abdominal y el único tejido que quedaba para contener mínimamente las vísceras era la piel, que también estaba distrófica y gravemente dañada.

El cuadro clínico se manifestó en el desenlace del segundo embarazo, una paciente de peso normal, complexión normal y edad joven.

La actividad física completamente normal no era posible debido a los déficits posturales y locomotores y, por último, las manchas evidentes penalizaban a la niña emocionalmente de forma importante.

Optamos por una reconstrucción sólida y funcional que además permitiera a esta joven paciente tener la mejor estética posible, realizando la llamada Triad ®.

Por lo tanto, la intervención se llevó a cabo combinando:

1) Reconstrucción robótica transabdominal preperitoneal , que permitió reconstruir la integridad anatómica del línea alba en posición ortotópica (es decir, en su posición original), cerrando un gran defecto mural y devolviendo la contención al abdomen

2) La nivelación del panículo adiposo con lipoescultura y lipofilling (especialmente en las regiones donde la distrofia de los tejidos superficiales lo había comprometido más)

3) La extirpación del exceso de piel que requirió un abdominoplastia completo con transposición y reimplante umbilical.

El curso fue totalmente fluido y la paciente fue dada de alta al cuarto día del postoperatorio con un nivel de autonomía completo.

A esto le siguió una fase de convalecencia en casa que no duró más de dos semanas.

Se aconsejó a la paciente que siguiera llevando el vendaje de contención durante dos meses después de la cirugía y que reintrodujera la actividad física gradualmente.

Casos límite, diástasis agravada progresivamente con el tiempo

Este caso límite de diástasis abdominal nos permite razonar algunos conceptos sobre la posible evolución clínica de la patología si no se trata a tiempo.

La paciente había desarrollado unadiástasis abdominalinicial muchos años antes durante el embarazo, la condición entonces empeoró de manera lentamente progresiva resultando en un cuadro clínico con aspectos compartimentales locomotores y torácicos-abdominales.

Por lo tanto, no se trataba sólo de una necesidad estética y la reconstrucción se planificó tras un minucioso estudio preoperatorio dadas algunas comorbilidades que se habían acumulado a lo largo de los años.

Por lo tanto, era necesaria una reconstrucción mínimamente invasiva , pero que asegurara una gran estanqueidad dada la extensión de la patología.

La operación se realizó en cirugía robótica a través de vías de acceso milimétricas y aprovechando el plano preperitoneal mediante el método R-Tapp (Dr. Darecchio).

El tipo de reconstrucción es muy respetuoso con la anatomía porque no implica materiales en contacto con las vísceras o perceptibles en la superficie.

La cirugía permite una realineación muy sólida de los músculos rectos y la reconstrucción del línea alba en una posición ortotópica (es decir, en su ubicación natural).

Por lo tanto, la paciente recuperó la función completa , resolviendo radicalmente su patología a la edad de más de 70 años.

Casos límite, obesidad visceral... ¿y diástasis?

En este caso vemos dos problemas principales laobesidad visceral y un diástasis abdominal muy grave.

Sorprendentemente, durante años la paciente no sabía que tenía diástasis porque los dietistas en los que había confiado no habían tenido en cuenta esta evidencia.

Al leer sobre el tema, la paciente sospechó que lo pad ecía y finalmente acudió a nosotros.

La diástasis y la obesidad dieron lugar a un círculo vicioso del que era difícil salir.

La obesidad visceral hizo que la diástasis no pudiera ser tratada inmediatamente.

Era necesaria una pérdida de peso drástica para preparar el caso para la cirugía, pero la paciente no estaba inicialmente muy motivada, en parte debido a experiencias anteriores.

De hecho, las dietas que había realizado habían sido siempre decepcionantes, ya que a pesar de la pérdida de peso real, su abdomen seguía siendo abultado debido a la gran diástasis (que no sabía que tenía).

El curso preparatorio duró más de un año, pero permitió alcanzar el peso corporal ideal para someterse a la cirugía.

La técnica elegida tenía que ser extremadamente fuerte (dado el gran IRD) y había que eliminar una zona considerable de exceso de piel.

Por lo tanto, optamos por una reconstrucción robótica R-Tapp combinada con un miniabdominoplastia.

La cirugía y el pos toperatorio se desarrollaron sin problemas gracias a la correcta preparación con adelgazamiento.

Este resultado tan importante se debe a varios factores, entre ellos el tipo de cirugía que no altera la anatomía y la excelente estructura de base de la paciente, que una vez resuelta la obesidad y la diástasis, pudo emerger.

Casos límite, diástasis asimétrica y hernia umbilical recurrente

En este caso vemos una situación bastante frecuente que, sin embargo, ha generado un verdadero caso límite.

La paciente sufría inicialmente de diástasis abdominal post-embarazo y hernia umbilical moderada.

Los primeros médicos a los que acudió no habían reconocido la diástasis y habían sometido a la paciente a una simple reparación de hernia umbilical.

Como ya hemos mencionado varias veces, este es el requisito previo para la recidiva herniaria, que de hecho no tardó en manifestarse, añadiéndose a la diástasis preexistente y agravándola.

El abdomen era fuertemente asimétrico debido a la gran cámara herniada que había alterado el grosor del panículo adiposo.

El paciente vivía con la banda de sujeción todos los días y tenía déficits posturales y locomotores, así comofrecuentes episodios de compromiso herniario.

Se planificó una operación consistente en la retirada de la antigua malla dislocada y una reconstrucción para resolver definitivamente los defectos de la pared abdominal

Ambos tiempos se realizaron en cirugía robótica y la reconstrucción fue R-Tapp, lo que permitió un cierre sólido de la diástasis y la hernia utilizando el espacio preperitoneal.

La corrección de las asimetrías del panículo adiposo con liposucción y lipofilling se realizó en la misma sesión, y finalmente se eliminó una cantidad considerable de piel sobrante.

La paciente fue dada de alta tras tres días de hospitalización y en dos semanas había completado su convalecencia en casa.

En los meses siguientes, se reanudó gradualmente la actividad física y la paciente volvió a hacer ejercicio con regularidad.

MILANO
Via Michelangelo Buonarroti 48, 20145 Milano MI
ROMA
Via Aurelia 559, 00165 Roma RM
CÔTE D’AZUR
8 Avenue Camille Blanc, 06240 Beausoleil, Francia
LONDRA
DUBAI

Diástasis abdominal, cirugía robótica, la técnica más moderna en las manos más experimentadas. El Dr. Antonio Darecchio tiene la mayor casuística internacional en reconstrucción robótica para diástasis de rectos abdominales y hernia. ¡Vea la belleza de los resultados!

Resultados